TROVOS NUEVOS Y DIVERTIDOS ENTRE GALÁN Y DAMA
 
explicando los amores que tienen los dos, como lo verá el curioso lector
 
 
1º GALÁN
 
Sería mi alegría
si me dejases amar;
sería mi gallardía
el poderte cortejar.
 
Te amo de noche y de día,
no dudes niña de eso,
el amor sirve de guía,
y sólo el darte un beso
sería mi alegría.
 
Nadie lo puede dudar,
que tu amor es mi gloria,
bien lo puedes remediar,
y sería mi victoria
si me dejases amar.
 
De ti tengo celosía
porque no te puedo ver;
a tus pies me rendiría,
si te pudiese querer,
sería mi gallardía.
 
Cuánto me haces penar,
en continuo disgusto estoy,
no duermo, sino pensar
que sería gloria y gusto
el poderte cortejar.
 
2º DAMA
 
Bien veo por tu firmeza
que me amas con amor.
Si tu palabra es constante,
la mía será mejor.
 
Tú me demuestras franqueza;
dices que serás formal.
Tienes mucha sutileza.
Que me serás tu leal
bien veo por tu firmeza.
 
Conozco por tu honor,
por tu fe y voluntad
que me serás bienhechor;
por eso digo, en verdad,
que me amas con amor.
 
Me verás siempre elegante,
peinada, y muy risueña,
contenta en adelante,
en todo muy halagüeña,
si tu palabra es constante.
 
Si me quieres con ardor,
yo te amo con ternura,
con gallardía y valor;
y si es buena tu finura,
la mía será mejor.
 
3º GALÁN
 
Te adoro con extremo,
y te quiero por esposa,
bellísimo serafín;
serás tú la más dichosa.
 
Bien sabe el Ser supremo
toda mi realidad.
En tu amor nada temo,
y a ti, hermosa deidad,
te adoro con extremo.
 
Como eres tan hermosa,
sol y brillante estrella,
tan fina y amorosa,
me gustas por ser tan bella,
y te quiero por esposa.
 
En tu hermoso jardín,
algún día quiero entrar,
tocando mi violín,
y te quiero abrazar,
bellísimo serafín.
 
Me pareces muy pomposa,
imagen de las mujeres;
bonita y primorosa,
en todo lo que tú quieres
serás tú la más dichosa.
 
4º DAMA
 
Ahora me quieres tanto
porque parezco un cielo.
Tal vez me aborrecerás
cuando me verás sin velo.
 
Te sirvo sólo de encanto,
me quieres más que a las flores;
tal vez después será llanto
cuando pasen los amores,
y ahora me quieres tanto.
 
En continuo desvelo
estás siempre, noche y día,
pisando el duro suelo,
y te sirvo de alegría
porque parezco un cielo.
 
Cuando a mí me tendrás
y me habrás conocido,
escarnio de mí harás,
y entonces, muy atrevido,
tal vez me aborrecerás.
 
Ahora soy tu consuelo,
después, si parezco rara,
más frío que el mismo hielo,
ni me mirarás a la cara
cuando me verás sin velo.
 
5º GALÁN
 
No creas, querida mía,
que sea tan atrevido,
te daré mi alma y vida
cuando seré tu marido.
 
Siendo tú mi luz y guía,
no me creas tan villano;
en mi lealtad confía
porque yo, alzar la mano,
no creas, querida mía.
 
Habiéndome tú herido
mis ojos y corazón,
me tienes todo rendido,
no creas, por mi razón,
que sea tan atrevido.
 
Cuando te tendré, querida,
solita en mi poder,
en mis brazos bien rendida,
después, mi dulce mujer,
te daré mi alma y vida.
 
Aquel día tan querido,
en tú me abrazaré,
entonces, muy divertido,
mil caricias te haré,
cuando sea tu marido.
 
6º DAMA
 
Ahora estoy confiada
que me veré a tu lado.
En tú me divertiré,
mi querido enamorado.
 
Siendo de tú adorada,
también de tu fe confío;
me veré bien regalada
de tu amor, cariño mío;
ahora estoy confiada.
 
Qué dicha, dueño adorado,
qué gloria y fantasía;
que dulce bien empleado
será mi bien aquel día
que me veré a tu lado.
 
A tu lado me estaré
con muchísimo contento;
las gracias te volveré,
y con grande atrevimiento
en tú me divertiré.
 
Estando en mi desposado,
mil cosquillas me harás
en mis brazos y costado,
que pasmado quedarás,
mi querido enamorado.
 
7º GALÁN
 
Al cielo tú llegarás
el día que serás mía;
ahora, con mil amores,
me despido, mi querida.
 
Cuánto te sorprenderás
aquel día tan precioso;
tú conmigo dormirás,
y con dulzura y reposo
al cielo tú llegarás.
 
En toda mi compañía,
en la iglesia vendrás;
y con gracia y cortesía,
tu manita me darás,
el día que seas mía.
 
Eres la reina de las flores,
todo mi gusto es vivir;
a tu lado, y con primores,
yo me quiero despedir
ahora con mil amores.
 
Adiós, Rosita florida;
adiós, doncella del alma;
adiós, ninfa exquisita;
adiós, que de ti con calma
me despido, mi querida.
 
FIN
 
*   *   *
 
Véndese en la librería LA FLECA, propiedad de Juan Grau, calle Aleus, núm. 1, Reus (En la misma casa se halla un gran surtido de romances, sainetes, libritos, historias, comedias, aleluyas de redolines, santos y soldados pintados. Depósito de libritos para fumar y cajas de cerillas. Papel para escribir, sobres para cartas, plumas, mangos, lapiceros, etc. Todo a precios muy baratos). Editat amb “LAS DOCE HORAS”.
 
(Document d'Adelaida Moles)