MUJERES A LA GUERRA
 
 
PRIMERA PARTE
 
Una quinta de mujeres
dicen que van a llamar;
con este feliz acuerdo,
la guerra terminará.
 
Prepárense las mujeres,
que a la guerra vais a ir.
Por órdenes superiores,
se repartirán así:
 
En la plaza de Melilla
se destinarán a cuerpo,
y cada una cuidará
de limpiarse el armamento.
 
Las pequeñas y gorditas,
a cornetas y tambores;
y las que saquen bien la espada,
éstas, van a Zapadores.
 
Las señoritas de playas
que tengan las carnes finas,
como están acostumbradas,
al Batallón de Marina.
 
Las de oficio carnicero
y esposas de matarifes,
por manejar el cuchillo,
van al Tercio de narices.
 
Chicas de cuarenta y tres,
ardientes de corazón,
como son tan volanderas,
éstas van a aviación.
 
Y las de cuarenta y uno,
con muchísima razón,
éstas serán enchufadas
en la red de Información.
 
Todas las pantaloneras,
cupletistas y coristas,
como les gusta el embrague,
éstas van a motoristas.
 
Las marmotas y criadas
que no sepan trabajar,
éstas van a Ingenieros
para aprender a picar.
 
Y las que sean guapillas
y entiendan de mecanismos,
ésas irán destinadas
al tren de Automovilismo.
 
Las de elevada estatura
y bravura sin igual,
ésas van a Artillería,
que no hay que hacer fuerza al tirar.
 
Peluqueras y modistas
serán cuerpo especial;
unas pa matar piojos,
otras pa desinfectar.
 
Las morenas serán Cabos,
las rubias serán Sargentos,
y las que tengan bigote,
Tenientes de Cumplimiento.
 
 
SEGUNDA PARTE
 
Las que tengan por costumbre
decir al novio que no,
ésas irán destinadas
todas a Fernando Poo.
 
Las que sepan montar bien,
con soltura y gallardía,
ésas irán destinadas
al cuerpo de Caballería.
 
Las que sean muy tranquilas
y tengan mucha paciencia,
irán como camilleras
para el parque de Intendencia.
 
Las pequeñas y delgadas,
ligeritas al saltar,
ésas van a Infantería
porque tienen que avanzar.
 
Las propicias a la guerra
y amigas de armar follón,
por estar acostumbradas,
ésas van a la Legión.
 
Las niñas madrugadoras,
que llegan temprano a misa,
ésas van a Pontoneros,
que hay que hacer puentes aprisa.
 
Las que tengan mucho pecho
y poca formalidad,
quedarán en retaguardia
con Subsidio Familiar.
 
Todas las jorobadas,
tuertas, y de malos andares,
ésas irán destinadas
a Servicios Auxiliares.
 
Y aquí termina la historia
dedicada a las mujeres,
hecha por cuatro manchegos
que con todas ellas se atreven.
 
FIN
 
*   *   *
 
(Còpia manuscrita d'Adelaida Moles)
 
*   *   *
 
NOTA.- Es una variant de "Las mujeres a la guerra", cosa que ens fa pensar que deu ser del mateix període, es a dir, de quan la Guerra de Corea (1950-53). Altres versions que tenim, una dècada més tard, són: "La quinta de mujeres" i "Diez quintas de mujeres".