LA VENGANZA A UN HIJO DE SU MADRE
 
 
PRIMERA PARTE
 
Una anciana madre,
buena y cariñosa,
pidiendo limosna
por el mundo va.
 
Teniendo un hijo
con mucho dinero,
esta pobre madre,
¡cuanto sufrirá!
 
Una hermosa tarde
de mayo florido,
por la plaza España
la madre pasó.
 
Se ha encontrado un joven;
bien vestido iba.
Ella, una limosna
a él le pidió.
 
El joven era su hijo.
En nada la socorrió,
y la pobre de su madre,
llorando le suplicó:
 
"Mi hijo, maldito hijo,
sangre negra has de tener;
teniendo tanto dinero,
y a la pobre de tu madre
no la quieres socorrer.
Pronto te vendrá el castigo;
yo he de verte padecer
por ser un hijo cruel.
 
Se ha pasado el tiempo
y este hijo tan malo,
su casa ha quedado
en mala situación.
 
No tiene dinero;
todo lo ha empeñado.
Igual que la madre,
al implorar alió.
 
Como era hombre
de malos extremos,
por todos los sitios,
las puertas cerradas.
 
Pero ya lloraba
y hasta renegaba
de la triste vida
que vino a parar.
 
 
SEGUNDA PARTE
 
Él sólo se preguntaba:
"Esto ha sido maldición,
que mi madre me ha echado
por ser un hijo traidor.
 
Mi madre, querida madre,
yo te quisiera encontrar,
para pedirte perdón,
para ti e sido muy malo.
 
Pero me perdonarás,
ahora estoy arrepentido
de haberte hecho tanto mal.
Mi madre, ¿donde estará?"
 
Esta pobre anciana,
como era tan buena,
a pedir limosna
a un hospital llegó.
 
Para socorrerla,
salió la priora,
y para enfermera,
la madre ingresó.
 
Un día, su hijo,
enfermo había quedado,
también ha ingresado
en el mismo hospital.
 
Y al ver a su madre,
que era la enfermera,
se ha abrazado a ella
y se echó a llorar.
 
Entre lágrimas decía:
"Madre de mi corazón,
¡Ay, que maldito que vengo!
Tu serás mi salvación"
 
"Mi hijo, maldito hijo,
¡a donde has venido a parar!
A que tu madre te cure,
acuérdate de aquel día
que te imploré caridad;
la limosna me negaste;
pero yo no soy igual,
tu madre te salvará".
 
FIN
 
*   *   *
 
(Còpia manuscrita d'Adelaida Moles)
 
*   *   *